SOBRE MI


Todo empezó aquí
Todo empezó aquí

Desde que comence en 2011 a pintar abanicos, hubo un proceso largo de aprendizaje unido a reinventarse En 2017 decidí abrir mi propia empresa, situando el taller en mi casa dónde poder trabajar con tranquilidad y recibir clientes que necesitaban trabajos más elaborados. Con el objetivo de avanzar casi sin darme cuenta me buscaban no solo por mis diseños, sino por la opción de personalizar cualquier deseo en un complemento que ha pasado siempre desapercibido.
Incorporé maderas nuevas y de calidad así como el packaging. Considero que en este momento en el que todo está inventado y hay mucho de todo, cualquier artículo personalizado es un éxito asegurado. Cuidar los detalles y hacer una selección de la materia prima adaptándola a cualquier público, puede hacer que algo tan simple como un abanico tome protagonismo como cualquier otro complemento. Desde que el cliente se pone en contacto conmigo, hasta que recibe el producto, hay una serie de cosas importantes a tener en cuenta.
¿Qué busca? ¿Cuánto quiere gastar? Y lo más importante que valor tiene para él o ella la artesanía.

A partir de ahí, mi gusto, mi experiencia y la comprensión hacen el resto. 





Ningún camino es fácil y el único secreto está en trabajar, trabajar y seguir trabajando. Y es cierto que en ocasiones he pensado que todo esto no me llevaba a ningún lado, que hubiese sido mejor estar en un trabajo estable y seguro con un horario impuesto y trabajando para otros, pero me hubiese quedado con la duda de lo que hubiese podido ser. 

Por el momento sigo y a pesar de sucesos como el del año 2020 del COVID-19 (en el que los caminos de muchos se interrumpieron o pararon) intento no perder el objetivo que me puso aquí. Trabajar por y para mi en lo que me gusta. Así pues si lo estás pensando te digo que lo intentes, el NO siempre estará. 

EL TALLER

Todos los modelo de abanicos están almacenados en cajas para su conservación. No les da la luz y no acumulan polvo 

Trabajo en casa, el lugar es perfecto . Una habitación que no solo sirve de taller sino de estudio fotográfico, lugar para recibir a una clienta y en el que paso un importante tiempo de mi vida